TALLER DE NARRATIVA. Cómo construir una novela (6ª parte)

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Taller de narrativa impartido por F. MORALES LOMAS.

F. Morales Lomas, 1957, Campillo de Arenas (Jaén).

ESTRUCTURA Y ORDEN DE LA HISTORIA

Una novela es como una especie de edificio con unos pilares que se fijan al suelo y lo impulsan hacia el cielo. Tiene que haber una estructura, una organización, un orden.

Y esta estructura nos advierte si la novela va a tener varias partes, si cada parte la organizamos en capítulos. Si estos tendrán una dimensión amplia o reducida.  Esta división establece su estructura externa, independiente de su estructura interna (o disposición de las distintas partes que conforman el argumento y la narración). Pero casi siempre la estructura interna condiciona la externa.

La estructura en capítulo permite una programación de la novela y el contenido aproximado que debe tener cada uno, incluso el número de páginas aproximado.

Cada capítulo tendrá su razón de ser y su propia “personalidad”. La duración de cada capítulo va a determinar un ritmo. Las que tienen capítulos breves ofrecen una mayor rapidez narrativa y mayor agilidad en el desarrollo de los acontecimientos.

Son una serie de decisiones que debemos tomar al principio, porque si no es así, el orden y el equilibrio de la novela se resienten. Para escribir una novela hay que ser organizado y tener una visión completa. No se puede dejar lo fundamental al albur. Es verdad que luego surgirán situaciones y habrá problemas que resolver, porque, a veces, los personajes van por derroteros que uno no había previsto y esto puede cambiar la situación.

Hay también algo muy importante: el número de páginas que queremos que tenga nuestra historia. No es lo mismo construir una novela-río, donde puede haber mil páginas, por ejemplo, La broma infinita de David Foster Wallace.

¿Cuántas páginas aproximadamente queremos que tenga nuestra novela? Esto determina muchas situaciones, núcleos secundarios, desarrollos argumentales complementarios…

Otra idea fundamental es la construcción de la primera página. Esto tiene una gran relevancia en la historia como hemos dicho.

Una estructura tradicional simple es planteamiento, nudo y desenlace. Muy empleado en teatro durante muchos años.

Marcar un ritmo, un tono, desde el principio es fundamental. El narrador irá progresivamente mostrando acontecimientos, sucesos… que irán engarzando con personajes secundarios en espacios y lugares determinados o los acompañará de reflexiones o diálogos con la finalidad de que la historia quede planteada al lector.

Simone de Beauvoir en La ceremonia del adiós la estructura en años, desde 1970 a 1980. Por tanto, once capítulos.

Martin Amis en La casa de los encuentros establece cuatro partes y cada parte la estructura en cinco capítulos con unas once o doce páginas de media por cada capítulo.

En mi novela Bajo el signo de los dioses, había diecinueve capítulos y cada dos capítulos aproximadamente había un cambio en el narrador, y, por tanto, se ofrecían múltiples perspectivas de los protagonistas.

Es interesante tener en cuenta Cartas a un joven novelista de Vargas Llosa donde define la estructura de la novela como la organización de los materiales de los que consta dicha novela.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
error: Content is protected !!