TALLER DE NARRATIVA. Cómo construir una novela (9ª parte)

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Taller de narrativa impartido por F. MORALES LOMAS.

F. Morales Lomas, 1957, Campillo de Arenas (Jaén).

CONCLUSIÓN TALLER DE NARRATIVA

Todavía nos quedan muchos elementos a tener en cuenta en el taller de narrativa que pueden resultar de una enorme importancia. Por ejemplo, muy en el ámbito del estilo pero con peculiaridades es el uso del lenguaje. ¿Qué tipo de lenguaje emplearemos? ¿Un lenguaje coloquial? ¿Un lenguaje intelectualizado? ¿Un lenguaje con abundantes elementos connotadores, simbologías, metáforas? ¿Un lenguaje muy rico o un lenguaje más bien denotativo, algo empobrecido? ¿Un lenguaje barroco y altisonante? ¿Cómo llevaremos a cabo la construcción de las frases? Uno de los autores que ha tenido un dominio de la lengua exquisito ha sido Azorín, que, sin embargo, no era un gran creador de mundos novelescos. Pero si tuviéramos que destacar un escritor donde forma y fondo se aúnan de un modo extraordinario, sin duda que mi preferido sería Jorge Luis Borges. Un escritor exquisito en el uso de la lengua y muy consciente de los registros que debía emplear en cada momento.

Tampoco hemos tenido oportunidad de profundizar en las descripciones, cómo desarrollarlas adecuadamente, cómo sacarles  el máximo partido. O, por ejemplo, la importancia de los diálogos. En la narrativa actual muchas obras se sostienen únicamente sobre elementos dialogantes, llegando a ser cercanas al género dramatúrgico. De ahí su gran importancia.

Pero también deberíamos habernos centrado más profundamente en hablar del espacio. Los espacios determinan la construcción de las grandes obras. Lo vemos en algunas muy significativas como El Quijote, Cien años de soledad de García Márquez o La guerra del fin del mundo de Vargas Llosa. Los espacios son esenciales y la construcción de estos contribuye al éxito de la novela. Así lo vemos, por ejemplo, en La montaña mágica con Davos-Platz.

Y, por último, otro elemento esencial que no hemos tenido oportunidad de fijar con atención es el ritmo de la novela y su tono.

Como ven son muchos los elementos que nos faltan, pero creemos que con los que hemos indicado puede resultar interesante adentrarse en el mundo de la creación de una novela.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
error: Content is protected !!