TALLER DE NARRATIVA. Cómo construir una novela (2ª parte)

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Taller de narrativa impartido por F. MORALES LOMAS.

F. Morales Lomas, 1957, Campillo de Arenas (Jaén.

Poeta, narrador, dramaturgo, ensayista, columnista y crítico literario.

INTRODUCCIÓN

Escribir una novela es entrar en un nuevo mundo que vamos a ir creando progresivamente de la nada.

De ahí la necesidad de sentirlo en profundidad antes de iniciar este sublime viaje. Decía Vargas Llosa en Cartas a un joven novelista que “la vocación me parece el punto de partida indispensable para hablar de aquello que lo anima y angustia: cómo se llega a ser un escritor. Es un asunto misterioso, desde luego, cercado de incertidumbre y subjetividad (…) La vocación literaria no es un pasatiempo, un deporte, un juego refinado que se practica en los ratos de ocio. Es una dedicación exclusiva y excluyente, una prioridad a la que nada puede anteponerse, una servidumbre libremente elegida que hace de sus víctimas (de sus dichosas víctimas) unos esclavos”.

Pero antes de iniciarlo es preciso leer siempre a los grandes escritores, observando no solo lo que cuentan sino en la forma de contarlo y expresarlo lingüísticamente, deteniéndose en detalles que para el lector común pasan desapercibidos.

Julio Cortázar en su obra Clases de literatura diferenciaba entre novela y cuento, y para ello se centraba en torno al concepto obra abierta/ obra cerrada: “La novela es un juego literario abierto que puede desarrollarse al infinito y que según las necesidades de la trama y la voluntad del escritor en un momento dado se termina, no tiene límite preciso. Una novela puede ser muy corta o casi infinita (…) El cuento es todo lo contrario: un orden cerrado (…) Alguna vez he comparado el cuento, con la noción de la esfera”.

No te pongas a escribir hasta que no tengas resueltos una serie de asuntos que te explicamos a lo largo de este taller: Argumento, personajes, punto de vista, estilo, espacios, tiempo…

Escribe al menos dos horas diarias.

Antes de escribir cualquier historia se debe vivir esta mentalmente o en sueños, debe uno sentir a los personajes, verlos, identificarlos…

Es fundamental la relectura de lo escrito cada día, así como la relectura de todo lo escrito cada tres o cuatro semanas. La relectura es un proceso de enorme importancia, quizá más importante todavía que la escritura en sí.

Y esta lectura hay que hacerla en voz alta para percibir su ritmo, su sonoridad y su cadencia.

Una vez finalizada la novela se deja durante unos meses y al cabo de estos se vuelve a leer y se revisa todo de nuevo. Se lee otra vez en voz alta para observar cómo suena su lectura, su cadencia, su ritmo literario y corregir las pequeñas erratas o emplear los sinónimos adecuados o las estructuras lingüísticas que se repiten y acaso se han podido abusar de ellas (suele suceder en el escritor novel). Y si todo nos resulta bien entonces, podemos dejar por finalizada nuestra “obra”.

La corrección constante es necesaria: siempre se puede mejorar una frase, usando sinónimos, evitando repeticiones, muletillas, frases hechas y usos indebidos que maltratan la lengua.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
error: Content is protected !!