POESÍA Y BONDAD MACHADIANA

«un capitalismo basado en la impunidad, la desigualdad y la avaricia».

Por Miguel Ángel Jiménez Aguilar

Luis García Montero

Las palabras rotas

Barcelona, Alfaguara 2019

En este ensayo, directo y crítico, Luis García Montero trata de desentrañar los entresijos y las mentiras de la que denomina «sociedad industrial del miedo», que nos abruma con noticias de tragedias mediatizadas e impiden el sosiego en nuestra intimidad.

En el contexto del mundo mercantilizado, competitivo y acelerado «de palabras de consumo y días de usar y tirar», estas se revelan y se rebelan como un arma de resistencia, como una vía para discernir la verdad, lejos de los falsos predicados de la política y de «un capitalismo basado en la impunidad, la desigualdad y la avaricia». Y para que sean eficaces, el ensayista y poeta propone recuperar los vínculos entre la razón y el sentimiento.

Tras la guillotina –a su juicio el primer invento técnico de las sociedades con aspiraciones democráticas, que previamente habían convertidos en necesarias palabras como libertad, igualdad y fraternidad– el devenir histórico ha dado en crear nuevas tecnologías que apenas si han servido para depreciar el valor de otras tantas palabras como vínculos, amistad y compromiso.

Surge así la literatura como el espacio propicio para «conservar una biografía», para «mantener el sueño y la memoria, el relato humano en los tiempos veloces de la mercantilización, del consumo efímero». La poesía, en definitiva, con su «historia, sedimentos, lentitud y complicidades», como «un camino de depuración ética», como una negativa a «la miserable mercantilización del tiempo», pero también como un diálogo con los clásicos, con conciencia del valor de lo presente.

De la cultura del entretenimiento, poco educacional, moral y crítica, resulta una «servidumbre recreativa para el sujeto vacío del consumo», quien acabará siendo humillado y marginal para el poder. Tal hecho quedó de manifiesto a lo largo del siglo pasado, cuando a la técnica, la ciencia y las humanidades se les presentó el reto de continuar «el relato humano como búsqueda de sentido» a través de la palabra.

En este punto y sin renunciar a su vivencia como escritor, García Montero realiza un recorrido por la historia de nuestra literatura y nuestra filología más recientes, que hicieron frente a los dictados de la literatura y la filología oficiales, las cuales intentaban «borrar la memoria sentimental de la Guerra Civil» y alejaban «a los españoles de la herencia republicana», sobre todo en el período de «docilidad» que comenzó a vivir este país en los años de prosperidad económica.

El ensayo termina con una confesión, la de que la poesía sirvió al autor para librarse de la especulación y el consumo; con un «Diálogo con Juan de Mairena», que le lleva a recordar que para ser un yo bueno o un nosotros buenos es necesario tener «conciencia sentimental de ser un don Nadie», un simple ser humano; y una vindicación de la necesidad de recuperar «unas pocas palabras verdaderas».

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on twitter
Share on google
Share on print
Share on whatsapp
error: Content is protected !!