LA ACTUALIDAD DE LOS CLÁSICOS

La exaltación del carpe diem, feraz y luminoso en los escritos paganos, marca los textos del poeta de Verona que deconstruye el falaz escenario del bonus amor elogiado por el imperio, evidenciando el abismo entre el idealismo de la fidelidad y el drama de la realidad que acaba convirtiendo la pasión amorosa en un padecimiento vergonzante. Mas apolíneo en su versión del tópico, Horacio afina el punzante ímpetu de la lírica griega y refrena el torpe imperativo de la pasión para acercarse a la fisonomía del imperio.

Por Manuel Gahete

Catulo, Horacio, Marcial.  Miel y hiel

Versiones de Ernesto Hernández Busto

Málaga, Poéticas, 2020

El número 6 de Poéticas, editorial dirigida por el poeta y crítico literario José Sarria y especializada en la recuperación de textos imprescindibles para comprender la naturaleza humana, nos acerca en esta ocasión a la obra del veronés Valerio Catulo, el venusino Quinto Horacio Flaco y el bilbilitano Marco Valerio Marcial, tres de los más grandes autores de la antigüedad clásica, afincados en Roma donde desplegaron con menor o mayor ventura su ostensible talento. El ensayista Ernesto Fernández Busto, responsable de la edición, nos advierte sobre los peligros que supone adentrarse en la diferente mentalidad que separa dos mil años de historia, en una época que tiene poco en común con la nuestra y la disímil concepción sintáctica y métrica que estructura la lengua madre de sus derivaciones posteriores; pero a la vez nos insta a comprender lo necesario de reconocer el tas donde se forja lo universal del pulso de la vida y las pasiones renovadas. Pero la traducción poética tiene un doble riesgo, el de su precisa interpretación, común a todas las traducciones, y la desviación que supondría verter en prosa lo que fue escrito para transmitirse en verso, requisito inexcusable para extraer con rigor la intensidad del poema, lo complejo de su concisión y lo misterioso de su sutileza. Así el editor nos avisa sobre la invisible línea que separa lo amargo de lo dulce, lo mordaz de lo elegíaco, amor y odio que perturban, por su paradójica proximidad, el espíritu humano. La exaltación del carpe diem, feraz y luminoso en los escritos paganos, marca los textos del poeta de Verona que deconstruye el falaz escenario del bonus amor elogiado por el imperio, evidenciando el abismo entre el idealismo de la fidelidad y el drama de la realidad que acaba convirtiendo la pasión amorosa en un padecimiento vergonzante. Mas apolíneo en su versión del tópico, Horacio afina el punzante ímpetu de la lírica griega y refrena el torpe imperativo de la pasión para acercarse a la fisonomía del imperio. Cuando Marcial nace, Roma sigue siendo centro imperial y cuna del éxito literario por lo que allí se establece el joven hispano para obtener los beneficios de su ars poetica, granjeándose la amistad de reputados escritores, el favor de los emperadores Tito y Domiciano y la admiración de un público entregado a sus ingeniosos epigramas. El traductor cubano ha penetrado con lúcida conciencia en el interés de estos textos para recordarnos su actualidad y su placer, mezcla sabia de pensamiento y emoción, de reflexión e ironía, de introspección y descubrimiento; textos que, sin duda, no dejarán indiferentes a los lectores más osados.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on twitter
Share on google
Share on print
Share on whatsapp
error: Content is protected !!