EL ENCAJE ROTO DE LA PARDO BAZÁN

El lector, al analizar los cuentos, se admira de la potente capacidad visionaria de la Pardo, transmitiendo conceptos que hoy, incluso, resultan novedosos.

Por Carolina Molina

Emilia Pardo Bazán

El encaje roto. Antología de cuentos de violencia contra las mujeres

(Edición y prólogo de Cristina Patiño Eirín e ilustración de la cubierta de Elisa Arguilé),

Contraseña editorial, Madrid, 2018

Que Isabel Burdiel, experta en la figura de Emilia Pardo Bazán y reciente autora de su última biografía, recomiende este libro, El encaje roto, fue un incentivo más para que pusiera en él mi interés. Se trata de una recopilación de treinta y cinco cuentos de doña Emilia, fechados entre 1883 y 1922 (los últimos póstumos, pues la autora falleció en 1921) centrados en el universo femenino y que se han subtitulado, a mi entender con muy buen acierto: “Antología de cuentos de violencia contra las mujeres”. La edición lleva un prólogo de la profesora de la Universidad de Santiago de Compostela, Cristina Patiño, que recuerda la situación de la mujer en el siglo XIX. El Código Penal castigaba a los maridos maltratadores a quince días de arresto. Hoy nos parece que la situación de la mujer dentro de la sociedad ha mejorado pero… ¿cuántos asesinatos llevamos ya en lo que llevamos de siglo XXI?

El lector, al analizar los cuentos, se admira de la potente capacidad visionaria de la Pardo, transmitiendo conceptos que hoy, incluso, resultan novedosos. En esta sociedad en la que vivimos pero que aún duda por momentos sobre si el “no” es “no”, haremos por deleitarnos con las historias menudas que la autora ha sustraído de la realidad cotidiana de Galicia o Madrid. Lo mismo da el entorno rural o urbano, ambos desmerecen siempre el papel de las mujeres, ninguno de ellos las comprende ni las protege. Emilia observa, con gran pericia y construye relatos cercanos, directos, irónicos e impactantes. “El encaje roto”, que da nombre a la edición es uno de ellos, como lo es “Las medias rojas”, “Feminista” o “El indulto”, con el que se inicia la antología. Historias de violencia y de miedo, acción y sentimiento que la autora conocía muy bien a pesar de haber nacido en el seno de una familia noble cuyo padre la educó con mentalidad abierta y sin prejuicios.  “El mujericidio”, que era como ella llamaba a los asesinatos de género, es la lacra de cualquier sociedad civilizada. Ella luchó contra la doble moral para hombres y mujeres y a favor de los derechos de su sexo con brío incansable. Cada narración denuncia una historia truculenta que nos indignará, pero su envoltura, armada con su peculiar estilo narrativo, nos resultará a la par una delicia literaria.

“El encaje roto” ha sido publicado por Contraseña editorial, una edición cuidada hasta en la elección y numeración de los cuentos. Dentro de dos años celebraremos el centenario de la muerte de esta gran mujer a la que todos deberíamos recordar como referente de la novelística decimonónica. Dicen que se obsesionó con estas dos palabras: “Miedo y envidia”. Ambas, curiosamente, han sido el arma arrojadiza contra las mujeres desde que el tiempo es tiempo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on twitter
Share on google
Share on print
Share on whatsapp