LA PALABRA MÁGICA DE MOHAMED EL MORABET

“El invierno de los jilgueros” es una verdadera joya literaria, escrita con una sensibilidad extraordinaria, bajo una capacidad descriptiva inusitada, detallista y minuciosa, casi de orfebre, bajo la calmada contemplación de lugares y espacios en descomposición o acunada en la necesidad de recrearse en las vivencias personales, en los sencillos detalles cotidianos, metaforizada en esa obsesión por contar los pasos que hay entre la casa de Brahim al horno: ciento noventa y uno o ciento noventa y tres, “según se comporte la belleza de la noche”.

WEBLOG DE POESÍA

“Weblog del tiempo”, su más reciente entrega, es un gran poemario desde el brillante prólogo de Alberto Torés hasta el fin. Paloma Fernández Gomá trae en sus versos con tanta delicadeza y sutilidad sus evocaciones, que el lector las comparte en seguida.

“QUIEN SABE DEL DOLOR, TODO LO SABE”

“Desgracia” no es sólo una mera crónica de la infamia y su oscuro tósigo, sino una mirada fundante que crece y magnifica en la depurada meditación o en la vaporosa intuición, antes que en la afirmación, el testimonio o la ilación. “Desgracia” Es el “llanto blanco de las gaviotas” con el que expulsar todo el mar, su agonía y su veneno, corolario de uno de los poetas más imprescindibles de su generación y que con esta entrega demuestra haber alcanzado aquello que dijera Dante: “Quien sabe del dolor, todo lo sabe”.

LA FUNDANTE OBRA DE RAFAEL BALLESTEROS

Una obra que nos acerca a un escritor extraordinario, con un fecundo recorrido, poseedor de una obra tocada por la magia de la palabra suma, vitalista, armoniosa, recamada de luz y abisalmente humana, propia de una brillante personalidad literaria que impregna toda su creación de un intenso y decidido humanismo solidario.

ANTONIO ENRIQUE, ARQUITECTO DE LA PALABRA

Antonio Enrique simboliza la elevada honestidad y la honda lealtad con la vocación poética; en definitiva, el necesario compromiso con la palabra y con la vida que debe imperar en todo legítimo creador que pretenda serlo.

Rafael Montesinos, Poesía Completa (1944-2005)

Esta edición, que sigue las pautas de la “summa” preparada por Montesinos en el año 2000, es casi unas obras completas; sólo falta el primer libro, “Resurrección” (1942), con prólogo de Manuel Machado y trasfondo becqueriano, que fue rechazado y silenciado por el poeta. Los lectores hubieran tenido la oportunidad de leer una rareza bibliográfica, indicativa de su formación y aprendizaje.

LA DELICADEZA DEL BUEN LECTOR

El tiempo, siempre acechante para cobrase nuevas víctimas, es el conjurado por páginas, tinta, emoción: Paco Torres, que sabe leer los tejemanejes de Cronos, no somete al sujeto poético a sus rigores, más bien pretende exorcizar las cicatrices que deja en el costado el paso de los días.

TESELAS CLÁSICAS: MITOLOGÍA PARA EXPLICAR UN MUNDO ATÍPICO

Este volumen viene presentado por un enjundioso y ameno prólogo del Catedrático de Antropología Social de la Universidad de Almería, Francisco Checa y Olmos, y conformado por trece obras de microteatro, pertenecientes a autoras y autores de amplia trayectoria dentro del ámbito de las artes escénicas, cuyas carreras dramáticas están vinculadas —por nacimiento o por residencia— a Andalucía, consiguiendo que las mencionadas teselas finalmente se conviertan en representación del potencial teatral de una de las regiones con mayor proyección escénica de nuestro país.

¿UNA HISTORIA DE AMOR?

La forma diarística está escrupulosamente respetada y de veras el lector acaba creyéndose, si no se consideran ciertas pistas, que fue escrito en su momento y años después, Ernaux no tocó ni un ápice.

FRESÁN, UN ORGULLO PARA LOS MELVILL(E)

En Melvill encontramos a un padre hundido y a un hijo que quiere flotar, a una madre que añade una letra al apellido (paterno) y a un futuro escritor que suplicará por que lo llamen Ismael aunque sea en una ficción.